Blog de Glidea

¿Es hora de salir de Facebook?

Consultor Web
19/06/2014 - 14:37

Luego de la salida a bolsa de Facebook en 2013, la necesidad de hacer de la red social un negocio serio empujó a la empresa a numerosos cambios en torno a la publicidad, de modo que los ingresos aumentaran. Y rápido.

Uno de los cambios más importantes y mejor aceptados (por el mercado), fue la forma en que los avisos se intercalaban en el feed de noticias, especialmente en la aplicación móvil de Facebook. Esto se vio reflejado en una sensible suba en el valor de las acciones de Facebook.

Sin embargo, en 2014 la red social introdujo cambios a su algoritmo de armado del feed de noticias (“News Feed algorithm”) que perjudica la aparición orgánica de la información (es decir, las publicaciones normales sin impulso publicitario), empujando a las marcas con fuerte presencia en la red social a “impulsar” sus publicaciones, mediante una inversión publicitaria.

De no hacerlo, el alcance entre nuestros fans podría caer a un valor cercano al 4% de los mismos, lo cual es realmente desalentador. En este contexto, es totalmente válido preguntarse: ¿debería continuar invirtiendo en expandir mi base de fans en Facebook o, en lugar de ello, debería invertir en construir una base de seguidores en otra plataforma social, propia o ajena?

Estos cambios están produciendo una gran resistencia entre los anunciantes de Facebook, que interpretan el cambio como una verdadera extorsión y un cambio violento en las reglas de juego. De hecho, el mal manejo de este malestar entre los anunciantes podría conducir a la red social a grandes problemas. Para citar sólo el primero, muchas marcas podrían mudarse a redes sociales emergentes o competidoras (como Google+) que aguardan pacientemente por el momento en que Facebook dé un paso en falso.

Debido a estos cambios, grandes celebridades (Beyonce) y marcas (Jack Daniels) están dejando de lado Facebook (que los obliga a pagar para obtener resultados), por nuevas redes sociales emergentes (como Instagram) o por la construcción de canales propios de comunicación (con el viejo y querido Newsletter como punta de lanza).

Al mismo tiempo, las empresas pequeñas, sin tanto presupuesto para invertir, podrían considerar que Facebook les da la espalda y buscar otros caminos alternativos de inversión publicitaria.

Por supuesto, todo gran cambio produce también oportunidades, y la nueva política de Facebook podría liberarnos de muchos competidores (que no están dispuestos a pagar) o bien brindarnos nuevas estrategias para obtener mejores resultados, aun pagando por ellos (es decir, lograr un mejor costo-beneficio).

Para cerrar el artículo, sería muy bueno que si tenés experiencia en el tema nos compartas información adicional que pueda ser de utilidad y, en particular, que nos cuentes si pudiste experimentar el impacto de estos cambios en las páginas a tu cargo.

Servicios que te pueden interesar