Blog de Glidea

Consejos para concentrarse en el trabajo

Director / Experto en imagen de Sitios Web
27/11/2013 - 12:11

Es común que durante un día laboral sufras varias interrupciones que te impiden avanzar en tus tareas. Por eso es importante intentar reducirlas al máximo para poder concentrarnos en lo que realmente hay que hacer.

Cuando estamos desmotivados también nos pasa de perder el foco y la atención de lo que estamos haciendo y tendemos a distraernos más seguido: abrimos el email, revisamos el facebook, ponemos un video de YouTube, vamos a tomar un café, o hacemos cualquier cosa para no estar allí trabajando…

Me pregunto entonces qué cosas podemos hacer para concentrarnos nuevamente ante un escenario como el siguiente:

  • Sufrimos interrupciones permanentemente
  • Estamos desmotivados en la tarea a realizar

La concentración se ejercita

Así como un ajedrecista puede permanecer “horas” atento al tablero, cada uno de nosotros podemos ejercitar nuestra concentración para fortalecerla y reducir las distracciones. Pero más allá de que tan poderosas sean nuestras mentes, creo que si no hay una convicción fuerte de para qué hacemos lo que hacemos, será aún más difícil poder enfocarnos.

Para qué hacemos lo que hacemos - Si el objetivo es atractivo y el output de una tarea producirá un resultado favorable, entonces habrá que recordar para qué hacemos lo que hacemos. Puede pasar que estemos haciendo un trabajo o una tarea determinada y no terminamos de entender o comprender por qué estamos haciendo eso. También es probable que aún entendiendo la consecuencia de nuestras acciones, no haya motivación, ya sea porque el trabajo es aburrido, la tarea es muy difícil y creemos que no podremos realizarla.

Reducir las distracciones - No solo para trabajar de manera más eficiente y no perder el tiempo, sinó también para mantener el foco en la tarea presente. La técnica del Pomodoro es interesante para aprender a mantenernos enfocados durante un tiempo determinado. En este caso (25 minutos). Durante ese tiempo, solo nos dedicamos a realizar una tarea específica libre de interrupciones.

Agarrar y mantener el ritmo - Hay veces que me cuesta agarrar ritmo ante un desafío determinado. Durante los primeros minutos tiendo a distraerme más seguido, pienso en otras cosas y no logro avanzar. Pero una vez que agarro ritmo, soy una locomotora. Con esto quiero decir que me siento motivado, enfocado, y decidido a avanzar significativamente o hasta terminar la tarea. Es difícil vencer la resistencia inicial especialmente cuando la tarea es difícil o no nos motiva lo suficiente. Por eso es preferible tratar de subdividir la tarea, comenzarla, lograr un pequeño objetivo y hasta quizás descansar un poco, antes de volver a continuar.

Escuchar música - Para algunas personas la música es fundamental para trabajar. Ayuda a la concentración y mejora la productividad. En lo personal creo que va a depender del tipo de trabajo, ya que en las tareas de alta concentración quizás no sea buena opción poner música. También dependerá del estilo musical y de un volumen adecuado.

Dormir y descansar lo suficiente - Básico pero fundamental. Una mente descansada tendrá la energía suficiente para abordar las tareas del día. Si no dormís la cantidad de horas necesarias te costará mucho más trabajo poder concentrarte al día siguiente.

Una tarea por vez - Evitá hacer varias cosas al mismo tiempo. Esto se conoce como multitasking (multitarea) y no se recomienda por varias razones: produce un desgaste mayor de energía, te aumenta las posibilidades de equivocarte, te quita calidad en el resultado. En cambio, enfocate en hacer una sola cosa por vez, tranquilo, sereno, pero concentrado. Serás más productivo y eficiente en lo que haces.

Simplificar - En busca de la simplicidad. Nos complicamos demasiado y tendemos a hacer las cosas más difíciles de lo necesario. Cuando algo es muy complicado, en cierto punto nos genera una frustración, y por ende dejamos la tarea por la mitad o bien nos cuesta empezarla.
En cambio si tenemos como estilo de vida simplificar las cosas, al mismo tiempo ganaremos en concentración y determinación para avanzar.

Técnica de respiración - Fuera del trabajo podés practicar y mejorar distintos ejercicios de respiración que no solo te ayudarán a relajarte sino también a enfocarte. Una mente calma y apaciguada, funciona mejor y te ayudará a cumplir con tus responsabilidades diarias. De nada sirve trabajar desenfrenadamente, sin descansar y a un ritmo acelerado. Por el contrario se puede ir lento, pero seguro.

Bloquear redes sociales o cualquier otro elemento de dispersión - Para casos más extremos, no sería mala idea apagar el celular y dejarlo lejos, o bien a través del navegador bloquear el acceso a Facebook, YouTube o cualquier otro sitio que ingresemos compulsivamente. En lo posible sería mejor si no se llega a este punto, pero en muchos casos no estaría mal probar con este método más extremo.

Conclusiones

Hay ambientes de trabajo que debido al ruido típico de oficina, generan distracciones. Es difícil trabajar concentrado cuando suena el teléfono, cuando se escuchan las conversaciones de tus colegas, o bien cuando suenan las bocinas de los autos de la ciudad y el sonido atraviesa las ventanas como si nada.

En estos casos es difícil concentrarse porque encima se trata de interrupciones externas en donde tenemos menos control. Quizás se puede hablar con la persona a cargo, comentarle la situación y pedir claramente trabajar en un ambiente más aislado, tranquilo o lo que sea. Si la respuesta es negativa entonces habrá que ejercitar la concentración al máximo.

Para el resto de los casos en donde se sufren de distracciones internas (pensamientos, malos hábitos) tenemos más control y se pueden mejorar varias cosas para poder trabajar enfocados.

Si trabajamos concentrados podremos terminar nuestras tareas a tiempo, con mayor calidad y disfrutando cada momento.

Servicios que te pueden interesar