Blog de Glidea

Desarrollá tu propio sistema para ser más productivo

Director / Experto en imagen de Sitios Web
12/06/2014 - 13:20

Cada día trato de mejorar la forma en qué hago las cosas y por decirlo de alguna manera tratar de ser más productivo. Probé cada sistema que fui leyendo en Internet. Conocí el método Getting Things Done, la técnica Pomodoro, Zen to Done, sistemas híbridos y cualquier cosa que te imaginés.

De alguna manera adoptaba cada técnica con gran entusiasmo creyendo que eso iba a solucionar todos mis males. Pero me fui dando cuenta de que todo resultaba forzado. Los métodos estaban buenos en sí, pero se me hacía difícil mantenerlos en el tiempo como un hábito sin contar que también me sentía muy robotizado tratando de rendir al máximo sin tener en cuenta mis estados emocionales.

Juan Manuel en su artículo Estar ocupado no es ser sinónimo de ser productivo dice literalmente: “Y, claro, ser muy productivo, muy importante o imprescindible… “garpa”

Y un poco es esta idea la que quiero abordar. Al adoptar cualquiera de estos sistemas de productividad uno se siente bien. Cree que está dando lo máximo posible, que puede atender mejor las 500 cosas pendientes y que nada se le pasará por alto. Podría decir que si comento en un ambiente laboral que utilizo el sistema “Zen to Done” para ser super eficiente, eso también “garpa”.

Sin embargo no todo lo que brilla es oro. ¿Es necesario adoptar uno de estos sistemas? ¿Realmente funcionan? ¿Por qué no recurrir a la belleza de lo simple? Es acá donde desarrollé mi propio sistema. Agarrá una birome y papel.

Mi propio sistema de productividad

Cada mañana en mi bloc de papel anoto las tareas más importantes del día y trato que en lo posible no superen las cinco cosas. Lo que anote va a ser todo mi foco de acción de la jornada laboral y voy a tratar de cumplir con esas pocas (pero necesarias tareas) a lo largo del día, de la mejor manera posible. Al finalizar la jornada me siento estupendo sabiendo que me enfoqué en lo más importante.

Un día de trabajo típico podría ser:

  1. Contactar potenciales clientes
  2. Escribir un artículo para el blog
  3. Realizar seguimiento de los trabajos

3 tareas. No más. Simple y conciso.

Algunas conclusiones

No se trata de sobrecargarse de cosas, pero si de hacer lo más importante. Algunos dicen que la técnica de Pomodoro es super práctica. Yo la he adoptado y estaba feliz al principio. Otros levantarán su bandera por el método Getting Things Done (hay un libro como de 50 hojas que detalla el método). Yo creo que la clave está en hacer un recorte motosierra de la mayoría de las tareas que hacemos diariamente. Si solo estás enfocado en hacer lo más importante probablemente no necesités de ningún sistema complejo, aplicación, Remember de Milk, etc.

Los románticos de estas técnicas me objetarán que no contemplo en mi lista cosas como “chequear el correo electrónico”, “atender el teléfono”, “medir las estadísticas del sitio”, “las tareas administrativas” y de esta forma es muy fácil mantener una lista con solo tres items. Eso es cierto y hay tareas que se hacen a diario como chequear el correo. Pero la idea que quiero transmitir es la de preservar una lista con las cosas más importantes para tu negocio y no tratar de complicarse la vida.

“Garpa más” para mí no estresarse y tratar de ir hacia lo simple, que hacerse el ocupado y querer hacer veinte mil cosas en un día (cosas que probablemente no sean lo esencial)
¿Usás algún sistema para organizar tu agenda diaria? ¿Cómo lográs ser productivo en tu día a día?

Servicios que te pueden interesar