Blog de Glidea

El viaje al trabajo mata

Consultor Web
17/09/2014 - 17:50

“Largos viajes al trabajo producen obesidad, dolor de cuello, aislamiento, divorcios, estrés e insomnio” es el resumen de conclusiones al que han arribado diferentes estudios científicos sobre el tema. Quizás nos sirva para obtener mejores ingresos, pero incrementa en un 40% la probabilidad de divorcio, según el trabajo de investigación por la Universidad de Umea, en Suecia.

En la excelente película argentina Medianeras, en cambio, estos problemas se les atribuye a los arquitectos y empresarios de las construcción.

Por supuesto, nosotros no necesitábamos de estudios científicos o de la Universidad de Umea para saber lo que significa viajar a nuestro trabajo cada día en dirección al centro. Especialmente los que vivimos en Buenos Aires. En mi caso personal, puedo citar el caso de mi hermana, que durante dos largos años padeció estrés en general y dolor de cuello (más náuseas, más mareos, etc.) en particular, producto de una “jornada normal de trabajo”.

El caso especialmente dañino si las condiciones de viaje son deplorables (como comúnmente lo son en grandes ciudades, como Buenos Aires). Que el transporte llegue tarde (o no llegue), que esté lleno, que viajemos apretados, etc. sin dudas ayudan a rostizar nuestro espíritu, pulverizando nuestro ánimo, nuestras ganas de trabajar y –claro que sí- nuestras ganas de vivir.

El problema de la “jornada normal de trabajo” es que no es nada normal. Las 8 horas teóricas son 9 si contamos la hora de almuerzo, que muchos no tienen la determinación de utilizar. Si a eso lo sumamos (para ser generosos) 1 hora de viaje de ida y 1 hora de viaje de vuelta, ya tenemos 11 horas. Más 1 hora de preparación (bañarse, peinarse, afeitarse, vestirse bien, etc.), ya van 12. Y ni qué hablar de las horas extras, que sólo unos pocos valientes se atreven a evitar a capa y espada.

Por lo tanto, una “jornada normal de trabajo” promedio en Buenos Aires significa una jornada laboral de 12 horas. ¿Cuánto tiempo puede un ser humano normal aguantar este ritmo sin desmoronarse, de una u otra manera (es decir, física y/o mentalmente)?

El trabajo a distancia, metodología adoptada por las empresas distribuidas, contribuye en gran medida a paliar este infierno. Se trata, en definitiva, de que todos los miembros de la organización vivan mejor. Si a todos los ahorros de tiempo en preparación, viaje, horas extra y hora de comida le agregamos un plus de productividad por estar más descansado y evitar las interrupciones típicas del trabajo de oficina, la jornada laboral de 8 horas tiene grandes posibilidades de volver a ser una realidad.

Los beneficios no se extienden sólo a la salud de las personas (que debería ser suficiente). Por el lado económico, las empresas ahorran en infraestructura (oficinas, servicios, etc.) y el trabajador ahorra en viaje, ropa y tiempo. Por el lado ambiental, excepto que viajemos en bicicleta, contribuimos al uso de menos combustible y a la descongestión de la ciudad.

No se trata de no viajar nunca más al trabajo. Se trata simplemente de hacerlo cuando resulta necesario hacerlo. Por favor, si tenés más información o experiencias sobre este tema, no dejes de compartirlo a continuación como un comentario.

Servicios que te pueden interesar